El ejercicio regular es fundamental para su plan de pérdida de peso. Pero, ¿qué sucede si se siente fatigado y perezoso cada vez que sale a caminar? Probablemente sea más probable que se rinda y termine el día, pero, por supuesto, eso no lo ayudará a alcanzar sus metas.


Suponiendo que duerma lo suficiente por la noche, uno de estos cinco factores podría ser el culpable.


Estás haciendo demasiado, demasiado pronto. Si no se ha ejercitado con regularidad antes, no se castigue por sentirse cansado al principio. Comience con ráfagas de actividad durante solo unos minutos a la vez, en lugar de intentar salir a una caminata de una hora. Vaya a caminar diez minutos varias veces al día y luego alargue gradualmente sus sesiones de ejercicio a medida que se sienta cómodo.


Llevas los zapatos equivocados. Si le duelen los pies o si está usando en exceso otros músculos para compensar, se sentirá cansado más rápidamente durante el ejercicio. Póngase el calzado adecuado, como zapatos para caminar o correr.


Estás usando un formulario incorrecto. Si estás encorvado, andas torpemente, no balanceas los brazos correctamente o usas una forma deficiente, tu cuerpo se cansará más rápido. Esto se debe a que no está usando los músculos como debe ser y está ejerciendo una presión indebida sobre sus articulaciones. Asegúrese de haber investigado la forma adecuada para el ejercicio que está realizando y de prestar atención durante los entrenamientos.


No estás alimentando tu cuerpo correctamente. La comida es el combustible del cuerpo y se sentirá agotado si no se llena de energía para hacer ejercicio. Evite reducir las calorías a un nivel tan bajo que sienta que se muere de hambre y recuerde combinar los carbohidratos complejos con las proteínas cuando coma un bocadillo. Recuerde llevar una botella de agua y beber con regularidad también, porque la deshidratación puede agotar su energía.


Tiene una condición preexistente. Antes de comenzar una rutina de ejercicios, visítenos para discutir sus planes. Podemos evaluarlo para detectar afecciones de salud subyacentes que pueden hacer que el ejercicio sea más desafiante, para que pueda hacer ejercicio de manera segura. También le ofreceremos consejos sobre nutrición para respaldar su plan de pérdida de peso y abordar cualquier otra inquietud que pueda tener.

Ha estado caminando la mayor parte de su vida, por lo que podría pensar que la idea de cometer “errores” es divertida. ¡Seguro que ya sabes caminar correctamente!


Pero si camina con el propósito de perder peso, o simplemente para ponerse en mejor forma, ¡puede cometer errores! La mayoría de estos errores no le harán daño, pero pueden socavar su programa de ejercicios y hacerlo menos efectivo. Para respaldar mejor su plan de pérdida de peso, asegúrese de no estar cometiendo uno de estos errores al caminar:


Estableces metas poco realistas

Nunca varías tu distancia

Nunca varías tu velocidad

Tú tampoco estás entrenando de fuerza

Estás usando pesos incorrectamente

Siempre tomas la misma ruta

Sigues siendo sedentario el resto del día

No has establecido una rutina

Para comenzar, asegúrese de haber establecido metas realistas. Si no ha hecho ejercicio regularmente antes, probablemente no estará listo para un maratón dentro de un mes. Del mismo modo, agregar una caminata diaria a su rutina no causará una pérdida de peso extrema en solo unas semanas. Establezca metas realistas para que se sienta animado, en lugar de desanimado, a medida que avanza de forma lenta pero constante.


Aumente gradualmente la distancia que camina cada día y, en ocasiones, intente realizar caminatas más largas para poner a prueba su resistencia. Varíe su velocidad, agregando ráfagas de intensidad para aumentar su frecuencia cardíaca (y quema de calorías).


Agregue entrenamiento de fuerza a su régimen, porque el músculo quema más calorías que la grasa. Incrementar su metabolismo de esta manera ayudará a su plan de pérdida de peso.


Si usa pesas para tobillos o muñecas mientras camina, no elija pesas demasiado pesadas. Úselos cada dos días al principio, para que no se esfuerce al principio.


Varía tu ruta para no aburrirte con tu rutina y seguir desafiando tu cuerpo. Subir colinas es muy beneficioso para los músculos de las piernas y los glúteos, y también aumenta su resistencia.


Recuerde que si es sedentario el resto del día, no quemará tantas calorías como alguien que se levanta para moverse con regularidad. Obtendrá mejores resultados con su plan de pérdida de peso si se mantiene más activo durante el día.


Y finalmente, asegúrese de que su caminata diaria se convierta en parte de su rutina habitual. Después de unas semanas, el nuevo hábito se arraigará y es más probable que siga con su plan de pérdida de peso en el futuro.


Si tiene alguna pregunta sobre su rutina de caminar o su plan de pérdida de peso, llámenos. Podemos ayudarlo recetándole un plan de alimentación equilibrado que lo ayude a alcanzar sus objetivos.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *